Un número cada vez mayor de adultos jóvenes se identifica como no heterosexual (es decir: no les atrae el sexo opuesto), ni tampoco cisgénero (su género no corresponde al de nacimiento), según una nueva encuesta global realizada por Ipsos.

Los resultados, publicados este miércoles, se basan en encuestas realizadas por internet a más de 19,000 personas en 27 países. Las edades de los encuestados van desde los 16 o 18 años (según el país) y los 74. Las encuestas se realizaron en los idiomas de cada nación.

Los encuestados de la llamada Generación Z, quienes nacieron después de 1997, mostraron casi cuatro veces más probabilidades que los mayores de 40años (un 4% comparado con un 1%) de identificarse como personas transgénero, no binarias, de género no conforme, de género fluido u "otro".

También fueron el grupo de edad más propenso a asociarse con una identidad diferente a la heterosexual. En general, el 9% de los encuestados se identificaron como lesbianas, gays, bisexuales, pansexuales, omnisexuales o asexuales. En el caso de los de la Generación Z, la cifra fue el doble: un 18%.

Encuestas anteriores realizadas entre jóvenes estadounidenses también han apuntalado este fenómeno: en una encuesta de Gallup el año pasado, el 5.6% de los encuestados estadounidenses en general se identificaron como lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o queer, mientras que el 16% de los de la Generación Z dijeron ser LGBTQ.

Get our free mobile app

"Los patrones que vemos en Estados Unidos definitivamente no son exclusivos de Estados Unidos", dice Nicolas Boyon, vicepresidente senior de asuntos públicos de la encuestadora Ipsos, sobre esa mayor tasa de fluidez sexual y de género entre la Generación Z. "Es un fenómeno global".
A nivel mundial, el 1.4% de los encuestados se identificaron como minorías de género. Y Suecia (2.9%), Alemania (2.5%) y Argentina (2.3%) mostraron los porcentajes más altos de encuestados que se identifican como transgénero, no binarios, de género no conforme, de género fluido u "otro".