El Senado de Texas aprobó este lunes –con 17 votos a favor y 13 en contra– el proyecto de ley que permitiría a los mayores de 21 años portar armas de fuego en público sin permiso y sin verificación de antecedentes policiales. La medida elimina además el curso de capacitación obligatorio que era requisito para obtener una licencia de este tipo.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, comentó este lunes en la red social Twitter que están en "camino a convertirnos en estado santuario” de la Segunda Enmienda de la Constitución.

Señaló además que el anteproyecto HB-2622 presentado por el republicano Justin Holland protegerá a Texas “de cualquier nueva regulación federal sobre control de armas”.

Get our free mobile app

“Los políticos a nivel federal les han dicho a los políticos locales que ‘el Gobierno les arrebatará sus armas’, pero eso no pasará en Texas”, señaló el mandatario republicano quien ha recibido críticas de grupos policiales porque la legislación pondría en peligro al público y a las fuerzas del orden.

Los grupos de control de armas también se oponen a la medida, señalando la historia reciente de tiroteos masivos en el estado, incluidos los de la tienda Walmart de El Paso, una iglesia en Sutherland Springs y una escuela secundaria en la localidad de Santa Fe, en las afueras de Houston, aunque en cada uno de esos ataques, los asaltantes utilizaron principalmente rifles de asalto, no pistolas.