El gobierno del presidente Joe Biden está decidido a enfrentar la reincidencia de inmigrantes que han sido deportados, por lo que ahora les iniciará “juicio” prácticamente en forma inmediata.

Así lo confirmó el jefe de la dirección de operaciones de la Patrulla Fronteriza, Manuel Padilla, aunque no dijo desde cuándo entró en vigor.

Cabe recordar que las leyes estadounidenses marcan como un delito federal el reingreso al país sin documentos legales, por lo que los acusados podrían enfrentar hasta 20 años de prisión.

Pedilla explicó durante una rueda de prensa telefónica que el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) comenzó a aplicar esa iniciativa “para reducir la reincidencia”.

Detalló que la nueva política afectará a cualquier adulto soltero que haya sido aprehendido en la frontera y deportado bajo el Título 8 del Código de Estados Unidos, el cual se refiere a aquellas personas que solicitan asilo, pero no cumplen con los requisitos para es protección migratoria.

Más acciones contra migrantes
El funcionario indicó que se mantendrá la expulsión de inmigrantes bajo el Título 42, el cual permite actuar en caso de emergencia sanitaria, una política implementada por el expresidente Donald Trump, pero mantenida y ampliada por Biden.

Por otro lado, las familias que llegaron recientemente y no pueden ser expulsadas bajo el Título 42 pueden enfrentar la “deportación acelerada”, en el caso de que no tengan una “base legal” para permanecer en el país.

Padilla indicó que los vuelos de deportación acelerada comenzaron el pasado 30 de julio y hasta el momento han tenido lugar tres con destino a El Salvador Guatemala y Honduras.

Get our free mobile app

“Hemos retornado a docenas de familias a sus países”, agregó Padilla, sin precisar mayores detalles.

El Departametno de Seguridad Nacional (DHS) también ha comenzado a enviar a familias centroamericanas expulsadas de Estados Unidos a lugares remotos de México, dijeron dos funcionarios citados por The Associated Press.

Según el reporte, el gobierno del mexicano Andrés Manuel López Obrador acordó la deportación de los migrantes a sus países de origen en Centroamérica, dijeron las autoridades, pero la Secretaría de Relaciones Exteriores de México no han respondido sobre el programa.