La vicepresidenta Kamala Harris pidió a los centroamericanos no viajar en forma irregular a los Estados Unidos, ya que serán expulsados a su país.

“No vengan. No Vengan”, dijo después de una reunión con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei. “Estados Unidos continuará aplicando nuestras leyes y asegurando las fronteras… si llegan a la frontera serán enviados de vuelta”.

La vicepresidenta viaja a Guatemala y luego a México como parte de su gira para elaborar un plan que ayude a detener la inmigración irregular, que a inicios de este año derivó en la llegada de miles de familias y niños no acompañados.

La vicepresidenta anunció un grupo de trabajo conjunto sobre el tráfico y la trata de personas, así como un programa de empoderamiento de la mujer para aumentar las oportunidades económicas.

También se pretende impulsar un grupo de trabajo anticorrupción para ayudar a las autoridades locales de Centroamérica a procesar casos.

Harris fue cuestionada porque no ha visitado la frontera con México, sobre todo cuando aumentó la llegada de inmigrantes en enero, a lo que ella respondió que está enfocada en el plan integral para atender las causas no hacer “grandes gestos”, ya que se busca resolver la migración irregular de una “manera que sea significativa y tenga resultados reales”, dijo. “Seguiré centrándome en ese tipo de trabajo en lugar de grandes gestos”.

Previo al encuentro con Giammattei, la vicepresidenta agradeció la disposición a las conversaciones y el trabajo por delante.

“Somos vecinos. Y la posición de Estados Unidos es que entonces estamos interconectados. Compartimos lazos familiares. Compartimos aspectos históricos. Y es importante que, al embarcarnos en una nueva era, reconozcamos el significado y la importancia de esta relación como vecinos”, expresó.

Agregó que la pandemia de COVID-19 ha complicado la situación en varios países, sumado a otros problemas de largo tiempo, incluidos asuntos de seguridad.

“Creemos que compartimos un interés, en términos de que Estados Unidos sepa que nuestra seguridad y prosperidad depende de lo que suceda en el exterior. Tenemos claro que tenemos la responsabilidad de interactuar, cooperar y trabajar con nuestros aliados y amigos de todo el mundo”, dijo. “Por eso estoy hoy en Guatemala para discutir y promover nuestras prioridades compartidas. El primero de ellos, como ha mencionado, es el de la migración y, en particular, de esta región”.

La vicepresidenta remarcó la importancia de que los guatemaltecos quieran continuar en su país, estudiando o impulsando negocios.

La mayoría de las personas no quiere dejar el lugar donde crecieron; a su abuela; el lugar donde rezan; el lugar donde se habla su idioma, donde la cultura es familiar”, expuso. “Y cuando se van, suele ser por una o dos razones: ya sea porque están huyendo de algún daño o simplemente porque no pueden satisfacer sus necesidades básicas quedándose en casa”.

Get our free mobile app

Reconoció que las personas necesitan de sus líderes “resultados tangibles”, algo que su plan buscará en la región del Triángulo Norte.

En la conferencia conjunta tras la reunión, el presidente Giammattei fue cuestionado por señalamientos de corrupción en su contra, pero respondió: “¿De cuántos casos de corrupción me han acusado? Puedo darte la respuesta: cero”.