Luz Irene Fajardo Campos alias la Comadre o Jenny exsocia del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán e Ismael “el Mayo” Zambada fue considerada por autoridades de los Estados Unidos como la mujer más poderosa del Cártel de Sinaloa (CDS).

Esto porque a decir de investigaciones la Comadre fue responsable de introducir a las ciudades de la Unión Americana miles de libras de metanfetamina y cocaína procedentes de Sudamérica y México.

En su expediente alertaron que en los últimos años antes de que fuera detenida y extraditada fue la única cabecilla femenina del Cártel de Sinaloa, por lo que al ser capturada se pidió su extradición y en 2016 fue presentada en un corte federal del Distrito de Columbia donde se declaró no culpable.

Fue en diciembre de 2019, que un gran jurado en Washington la declaró culpable de conspirar para transportar cocaína y metanfetamina del Cártel de Sinaloa hacia Estados Unidos.

El comunicado de las autoridades federales indica que la originaria de Culiacán, Sinaloa, resultó convicta de conspiración para distribuir cocaína y distribuyó metanfetamina a este país, México, Colombia, Honduras y otros lugares.

De acuerdo con la evidencia que desfiló en la Corte Federal del Distrito de Columbia, Fajardo Campos lideraba la organización con un hijo.

Según las investigaciones, Luz Irene Fajardo Campos se movilizó constantemente entre Colombia, Guatemala, Honduras y México, así que para evitar ser localizada usaba los sobrenombres de Jenny Campos, Jenca y Jenny Avilés.

Las autoridades lograron probar que la mujer, empleaba pilotos y compraba jets para trasladar el material a Centroamérica y México desde Colombia.

La evidencia probó, además, que la mujer importaba químicos a territorio mexicano para procesar la metanfetamina en un laboratorio ubicado en el municipio de Hermosillo en el estado fronterizo de Sonora en México.

Las autoridades lograron probar que la mujer, empleaba pilotos y compraba jets para trasladar el material a Centroamérica y México desde Colombia.

La evidencia probó, además, que la mujer importaba químicos a territorio mexicano para procesar la metanfetamina en un laboratorio ubicado en el municipio de Hermosillo en el estado fronterizo de Sonora en México.

Posteriormente, el cargamento era transportado a Tucson, Arizona, y a Jackson, Mississippi, entre otros lugares, según los oficiales de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos y en México que encabezaron la pesquisa en su contra.

La sentencia contra la mujer, que fue detenida en Colombia, aún no ha sido anunciada públicamente a pesar de que el 26 de marzo de 2020 se suponía que sería dada a conocer.

Así que por lo pronto sigue a la espera para que un juez de los Estados Unidos determine la sentencia que deberá cumplir en una de las prisiones norteamericanas.